• Día de énfasis espiritual MM 2014

Artículos

LA ESPIRITUALIDAD

Por Gloria Ramírez Licenciada en Teología La espiritualidad es una dimensión dentro de la personalidad femenina…

PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA

En este lugar podéis encontrar la documentación que hasta el momento se ha editado con ralación a…

HABITOS-6.jpg

CAMBIAR HÁBITOS – Laura Quijano. Psicóloga.

CAMBIAR HÁBITOS Laura Quijano. Psicóloga. Uno  de los efectos positivos de la multiculturalidad es hacer evidentes…

Actualidad

Avances y retrocesos

“Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros” (2 Corintios 1:12).

 

De unos cuantos años para acá, el mundo ha dado grandes pasos, ha logrado avances científicos y tecnológicos, ha descubierto nuevas y mejores formas de aprovechar los recursos naturales, y esto por consecuencia ha permitido el desarrollo de las sociedades y los países en general.

Hemos sido testigos de sucesos que han marcado la vida, la historia política, social y cultural, lo cual nos ha impactado y ha dejado ante nosotros una sensación de triunfo, gloria, y bienestar.

Sin embargo, por contradictorio que parezca, a pesar de mil y una hazañas conseguidas, cada vez nos hemos rezagado más con dicha modernidad.

Veamos algunos logros, pero también algunos retrocesos en nuestra manera de vivir y ver la vida.

En los últimos años el hombre tiene grandes y anchas autopistas, pero cada vez puntos de vista más estrechos que lo limitan y lo colocan en controversia ante los demás.

El hombre ha ido y venido a la luna, sin embargo tiene serías dificultades para cruzar la calle y preguntarle al vecino como se encuentra.

Ha descubierto la cura para enfermedades que en el pasado eran fatales, sólo que a pesar de tantos esfuerzos  no encuentra la forma de disciplinarse en  valores y principios existenciales.

Las situaciones de las que ya hablamos, son provechosas y pueden no ser malas o desfavorables. Pero a menos que no olvidemos lo que somos, es decir, nuestro origen. O cuando en medio de la modernidad nos olvidemos del Dios que nos formó, que nos ha conducido hasta hoy y que promete estar mañana, pasado y  siempre; nuestra vida no tendrá sentido.

¿Estás hoy dispuesta a ser mas semejante al Dios de los ejércitos? Ahí radica la verdadera grandeza.

 

Ángela Silva Noguerón