• EIN-LogoSpanish1-1024x257.jpg

Artículos

LA SALUD Y EL SER HUMANO: VIDA PSÍQUICA ó LA DIMENSIÓN MENTAL

Por Doctora Dña. Mª Luisa Toral Licenciada en Medicina Hablaremos de nuestra VIDA PSÍQUICA ó LA…

LAS ESPINACAS

Por Mª Carmen Gutiérrez Palenque La espinaca es una hortaliza anual largamente cultivada para el consumo…

DIOS ES UN PADRE QUE AMA

Por Gloria Ramírez Licenciada en Teología Hola amiga, en hora buena por escoger la Dimensión Espiritual…

Actualidad

Donación de Sangre

“El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre” (Gálatas 1:4).

 

Una mañana cuando me dirigía hacia mi trabajo en la universidad, observé a lo lejos un pequeño trailer con música y jóvenes invitando a los transeúntes para que se acercaran.  Era una campaña, y estaban tratando de hacer conciencia en cuanto a la donación de sangre en toda la isla de Puerto Rico.

En los medios de comunicación se anunció esta actividad para las escuelas elementales, para toda la ciudadanía para que fueran y apoyaran.

Me sorprendía la manera cómo la gente reaccionaba ante esta invitación, desde los niños, hasta los adultos.  Quedé impactada, de manera positiva, ante la respuesta de la ciudadanía. 

Muchas personas posiblemente no llegan a apoyar este tipo de campañas por distintas razones, creo que una de ellas es por el temor al piquete de la aguja, también porque algunos solo dan a cambio de recibir algún beneficio, el cual puede ser dinero o en especie.

Según las estadísticas, se dice que con una donación de sangre se salvan tres vidas. Esta actividad me lleva a pensar que la persona que decide donarla voluntariamente, es para que  otro siga viviendo. Esto significa que donar sangre es como donar vida.

Tú y yo conocemos a una persona que vino a este mundo a donar su sangre preciosa hace algún tiempo y no le importó el dolor que este acto le trajera. Sabemos que su sangre vino a cubrir más de tres vidas a fin de que pudiéramos ser salvos. ¿No es esto maravilloso? 

Es hermoso saber que Jesús vino también, de manera voluntaria, a donar a cada una de sus hijas su preciosa sangre para que seamos salvadas del pecado. Él hizo el acto más altruista que, en cualquier tiempo de la historia de este mundo se haya hecho. Nos proporcionó vida al derramar su sangre en la cruz. 

Pero ¿realmente estamos valorando ese sacrificio que vino a hacer por ti y por mí? No rechaces esa sangre preciosa que vino a donar, de manera gratuita, para cada una de nosotras.

 

Rhode Suriano Suárez