• Cartel Raquel Arrais
  • Día de énfasis espiritual MM 2014

Artículos

El ministerio de los ángeles

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos” (Salmo…

LA ESPIRITUALIDAD

Por Gloria Ramírez Licenciada en Teología La espiritualidad es una dimensión dentro de la personalidad femenina…

PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA

En este lugar podéis encontrar la documentación que hasta el momento se ha editado con ralación a…

Actualidad

En ti confiaré siempre

“Guárdame, OH Dios, porque en ti he confiado. OH alma mía, dijiste a Jehová: Tú eres mi señor; No hay para mí bien fuera de ti”                        (Salmo 16: 1-2).

 

Nací en el seno de una familia católica y me sentía fuera de ella, así que decidí apartarme un poco. Le pedí a Dios que me ayudara a entender a los demás, sin embargo había algo en mi interior que me decía que tenía que alejarme, pues había ocasionado mucho daño a mi familia con mi falta de interés, conocí a personas que no eran de la iglesia y empecé a relacionarme con ellas pero mi vida era muy simple. Estaba por terminar mi carrera universitaria y fue después de haber vivido en un estrés total de estudios y trabajo que mi mejor y fiel  amigo de la secundaria, me habló por teléfono.

El se encontraba en la ciudad de Atlanta, colportando para seguir sus estudios en la Universidad de Montemorelos y me dijo que si quería, me visitaría un pastor para estudiar la Biblia. El sabía que era católica y que mis padres, si llegaban a saberlo, se molestarían mucho conmigo, pero no insistió más. Sin embargo, al final sentí la necesidad de pedirle ese estudio, fue así que en la casa que yo rentaba mientras estudiaba en la universidad, llegó el pastor y  un laico, los cuales me hablaron de tantas cosas que desconocía.

Me dejaron El camino a Cristo”, el cual leí y fue entonces cuando decidí aceptar lo que muchas veces me había negado por respeto a mis padres; mi amigo vino en diciembre de ese mismo año y me invito a una campaña evangelística, a la cual asistí por primera vez. En ese momento mi vida cambió, acepté su invitación.

El tenía que regresar a Montemorelos, para iniciar clases; me pidió orar mucho, y que pensara como mi vida podía ser transformada si elegía la verdad.

Fue así que decidí dejar todo atrás, fue muy difícil y doloroso dejar a mi familia. Ellos me reclamaron y me llamaron “hereje”. Mi padre rechazó mi decisión y dijo que ya no contara con ellos. Cuando hablo por teléfono, mi padre duda en contestarme, y a veces siento que se niega a hacerlo, mi madre me habla a escondidas y mis hermanas  apenas me saludan, excepto la más pequeña, ella me habla y por ese angelito sé que mi familia esta bien, doy Gracias a Dios por ello, y por darme esta gran oportunidad en mi vida. 

 

Noemí Domínguez Martínez