• EIN-LogoSpanish1-1024x257.jpg

Artículos

LOS CEREALES

Por Mª Carmen Gutiérrez Palenque Los cereales son un alimento fundamental en la alimentación humana. Desde…

dv088059a.jpg

¿QUÉ SIGNIFICA SER UNA MUJER ACTUAL?

Por Minerva Hermosilla García Titulada en Asesoría de Imagen Queridas amigas: Ya entradas en el siglo…

APRENDER A PENSAR ES APRENDER A VIVIR

Por MARIA ISABEL GÓMEZ HERNANDEZ, Lda. En Psicología. Una persona no puede pensar a través de…

Actualidad

Sus propósitos

“Aunque ande en le valle sombrío de la muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo”  (Salmo 23:4).

 

Dios tiene muchas maneras de utilizarnos para su obra, aunque a veces no entendemos sus caminos. Nos preocupamos por entender sus propósitos, pero aún así, al venir la prueba o tribulación Él nos ayuda.

Van a cumplirse tres años del fallecimiento de nuestro bebé Roberto Israel.  Tenía escasos dos años y tres meses de vida. Tan pronto se fue de nosotros. Nos quedamos sin entender nada. Falleció durante una campaña de Evangelismo, trabajando para Dios trayendo y llevando visitas, somos una familia misionera y por lo tanto él también era un pequeño misionero. Le gustaba orar por los enfermos y lo hacía con una reverencia que nos hacía ver la verdadera adoración a nuestro Creador. Siempre cantando y tocando su guitarra al recibir el sábado con una alegría y felicidad por la llegada de ese día.

No sabemos por qué y hemos dejado de preguntárselo a nuestro Dios, simplemente esperamos y confiamos pues fuimos creadas por Él.  A pesar de vivir en un mundo invadido por el pecado y sufrimiento le pertenecemos. A lo largo de nuestra vida lo que hacemos es  aferrarnos a sus promesas. Quizá sea inaceptable para nosotras, pero sus propósitos, ¿quién los conocerá? Nuestro corazón se desvanece ante las pruebas, pero Él nos ofrece infinidad de promesas para darnos la seguridad de que si sufrimos aquí, nos aguardará la recompensa eterna.

Al caminar por este mundo, pedimos al Señor que nos ayude a mantenernos firmes y que esta tragedia nos haga revisar nuestra vida y ver si tenemos la necesidad de cambiar algo de ella, lo más seguro es que sí; asimismo seguir el ejemplo de un bebé que a pesar de su corta edad ya sabía cómo se le debe honrar al Rey de Reyes y Señor de Señores. Esperamos, mis hijos, mi esposo y yo, volver a ver a nuestro hijo cuando venga Jesucristo.

No desconfíes, espera, Dios es más sabio que tú y yo, Él sabe qué es lo mejor para nosotros que le amamos y todas las cosas que nos sucedan nos ayudarán para bien.

 

Miroslava Mireles Hernández