• EIN-LogoSpanish1-1024x257.jpg

Artículos

EF155_4-300x300.jpg

MENÚ ESPECIAL DE FIESTAS

ENSALADA FESTIVA Ingredientes: 2 manzanas rojas crujientes lavadas y cortadas a cuadros 1 manzana verde ácida…

PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA

En este lugar podéis encontrar la documentación que hasta el momento se ha editado con ralación a…

EL ESTRÉS Y LA MUJER – Parte I

Por María Isabel Gómez Hernández Licenciada en Psicología Siempre se ha considerado que el estrés, ese…

Actualidad

Fidelidad en el diezmo

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto dice Jehová… (Malaquías 3:10)

 

Mi esposo era pastor en la cuidad de Salamanca, Guanajuato, en la cual tuvimos una experiencia que nos hizo ver cuán fiel es Dios en cumplir con sus promesas.

Un sábado de mañana estábamos a punto de irnos a la iglesia y mientras colocaba el diezmo y la ofrenda del fondo de inversión en  el sobre,  le comenté a mi esposo que eso era todo lo que teníamos: $100.00 de diezmo y $80.00 de fondo de inversión y le pregunte si de casualidad él no tenia un guardadito porque solo teníamos los pañales y la leche necesaria para ese día.

Él contestó que no. Por un momento pensé en la idea de guardar eso para comprar leche y pañales para el niño en la noche y reponerlos después, ya que faltaba semana y media para que nos pagaran.

De sólo pensarlo me sentí avergonzada con Dios, así que cerré el sobre y decidí dar mi diezmo y fondo de inversión intacto

Esa mañana mientras se recogían las ofrendas antes de poner el sobre, recuerdo haber elevado una oración apretando la manita de mi bebé.  Le pedí al Señor que cumpliera sus promesas que no tenía que abrir las ventanas del cielo sino sólo una pequeña rendijita  y que supliera nuestra necesidad; créanme, lo pedí de todo corazón.

Después del culto al llegar a casa y abrir el portón nos encontramos con un sobre que decía con letras grandes y rojas “Gigante”.  Al abrirlo leímos lo siguiente.

Estimado señor Patiño:

Por haber hecho compras con su tarjeta Gigante usted ha acumulado puntos que equivalen a $180.00 pesos que puede cambiar por  productos.

Cuando terminamos de leer una gran emoción me embargo al ver que era la misma cantidad que horas antes había puesto en el sobre.

Esa noche fuimos a esa tienda, y con gran gozo en nuestro corazón y conseguimos lo que necesitábamos

Dios no necesita nuestro dinero; pero si requiere fidelidad en lo que es suyo, pues sabe que los más beneficiados seremos nosotros.

Cada vez que pongo el sobre de diezmo en el platillo de las ofrendas, recuerdo ese incidente y me hace estar completamente segura de que sus promesas siempre se cumplen.

 

Ruth Ramírez