Nuevamente llegamos a otro de los eventos mundiales organizado por el Ministerio de la Mujer. En esta ocasión se trata de un día muy especial dado lo delicado del tema que lo inspira, y que ha sido ubicado por la UAE justamente en la semana que en la sociedad también es tratado el tema en toda su extensión.

El Día Mundial para la Prevención del Abuso y la Violencia es un programa que la  Asociación General de la Iglesia Cristiana Adventista del Séptimo Día, a través del Ministerio de la Mujer, ha promovido y sustenta desde hace más de diez años, buscando con ello sensibilizar a nuestras congregaciones con el tema de la violencia; una actitud que debiera estar muy lejos de los parámetros de humanidad.

El tema de la violencia, que durante muchos años ha estado acallado y circunscrito a la intimidad familiar o al secretismo, es una cuestión muy dolorosa que no podemos seguir permitiendo que suceda sin considerarlo como un pecado que es de lo que se trata.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, se manifiesta totalmente  en contra de cualquier tipo de violencia o agresión contra la mujer, y por ello insta a sus  líderes y miembros a que realicen programas de prevención y atención tanto a víctimas como a agresores.

El documento más reciente, es el que fue presentado en la última Asamblea Mundial de la Iglesia Adventista y que dice en forma resumida:

Documento 4º: LOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA HABLAN EN ATLANTA PARA PONER FIN A LA VIOLENCIA DE MUJERES Y NIÑAS

 Nosotros, los miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día,  alzamos la voz y nos unimos con otros para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Estadísticas mundiales indican que en todas las sociedades las mujeres y las niñas son las víctimas más frecuentemente de la violencia. (…) Para tales comportamientos los Adventistas del  Séptimo Día  dicen: «¡Acabemos ya con esto!»  enditnow

https://www.unionadventista.es/index.php/archivo-noticias/noticias-uae/34-congresos-y-encuentros/473-atlanta-2010-documentos-de-la-ag-disponibles.html

Desde el Ministerio de la Mujer oramos para que este programa que tendrá lugar el 26 de noviembre del años en curso, pueda ser bien entendido e interpretado por todos pero sobre todo que sea el Señor quien lo inspire y dirija.