Por Montserrat Salvador Borrell
Técnico Superior en Dietética

Los términos nutrición y alimentación suelen emplearse como sinónimos en la conversación cotidiana. Pero nada más lejos de la realidad.

nutricion_00Cuando decimos pera, manzana, coliflor, yogur, garbanzos, pan, arroz, sabemos que estamos hablando de alimentos. Cuando decimos proteínas, carbohidratos, minerales, lípidos y vitaminas, sabemos que hablamos de nutrientes. Los alimentos los contamos por miles. Pero todos ellos nos aportarán siempre los mismos cinco nutrientes.

Es necesario tener en cuenta que podremos prescindir de consumir algún determinado alimento, pero no podremos prescindir de ningún nutriente. Podemos no comer peras, por ejemplo. Pero necesitaremos cubrir los aportes nutritivos de la pera con otros alimentos. De modo que el Señor nos hizo regalo al paladar y a la imaginación en la posibilidad de escoger los alimentos que vamos a consumir.

A partir de aquí, podemos decir que nutrición y alimentación no son palabras sinónimas. Por supuesto, están relacionados, puesto que al tiempo que nos alimentamos, nos nutrimos, sin embargo no son lo mismo. Y la diferencia tendrá una importancia fundamental.

La nutrición integra una serie de reacciones y mecanismos que funcionan de manera continua desde el nacimiento hasta el final de la vida.; son unos mecanismos automáticos desde el momento que ingerimos cualquier alimento, y sobre los que no podemos influir. Se puede saber de dónde obtener los nutrientes imprescindibles para la vida. Pero la nutrición se produce sola, sin intervención de la voluntad.

La alimentación, por el contrario, será un fenómeno voluntario, consciente y educable. Puede escogerse el alimento que se va a tomar y sabemos que lo estamos haciendo. Y es, también, un proceso educable: las personas al conocer los principios de una alimentación equilibrada, pueden decidir modificar sus hábitos y costumbres dietéticas.

Como consecuencia, para gozar de una buena y saludable nutrición hay que actuar sobre los hábitos de alimentación: qué alimentos comeremos, de qué manera los prepararemos, etc?
Cabe destacar, al lado de lo dicho, que la alimentación es un hecho influenciable. Es decir, los medios de comunicación, la publicidad, las revistas especializadas o no, el entorno social, etc., ejercerán una influencia a la hora de optar por un tipo u otro de alimentación.

nutricion_01Desde organismos internacionales como la OMS y la FAO, los distintos niveles de las administraciones públicas a través de sus instituciones, hasta los ciudadanos de a pie, la alimentación se ha convertido en motivo de interés para todos.
Tanta información deja una estela de preguntas: ¿Qué comer? ¿Dónde encontrar con preferencia los nutrientes necesarios? ¿Cuál es la alimentación más adecuada para los hijos? ¿Dónde obtener las proteínas o el hierro que el niño necesita si soy vegetariana? ¿Qué alimentos serán más aconsejables cuando inicie la alimentación complementaria? Si tenemos alguna patología: ¿cuál es la alimentación que más me conviene? En la menopausia ¿de dónde obtengo el calcio? Y, en cada etapa de la vida, pueden surgirnos preguntas que precisan una contestación acreditada y seria.

Abrimos este espacio con el deseo e interés de resolver dudas, tener la capacidad de poder integrar nuevos conceptos y hábitos en nuestro estilo de vida.