Por Gloria Ramírez
Licenciada en Teología

Bienvenida a la dimensión espiritual, todas estamos necesitando más a Dios en nuestras vidas por eso te invito a conocerle mejor.
Para conocer a Dios debemos comenzar aceptando que Dios existe, pero cuando lo hacemos, descubrimos que Él «recompensa a quien lo busca» (Hebreos 11:6)

mm_espiritual_51En el Evangelio de Juan en el capítulo 17:3 Jesús dijo «Esta es la vida eterna; que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, quien has enviado» este pasaje bíblico implica que el conocimiento de Dios es un asunto de vida o muerte, y este conocimiento debe se experimental.

Conocer a Dios no es, por tanto, un mero conocimiento intelectual de Él, ese lo tenemos, sino una íntima relación personal con Él que es como la relación más próxima y amada de la vida.

Que hemos de decir que sin Jesús, tal intimidad con Dios había sido impensable e imposible. Es Jesús el que nos ha enseñado que Dios no es un ser remoto e inasequible, sino el Padre cuya naturaleza es amor.

Conocer a Dios es no sólo saber cómo es sino también estar en la más intima relación de amistad con Él. Y ninguna de las dos cosas es posible sin Jesucristo. Lo más importante de todo en la vida es conocer a Dios como un amigo personal por intermedio de Jesucristo, a quién él envió.

Al leer los Evangelios conocemos a Jesús, su entrega, su solicitud por la humanidad y su carácter perfecto, encontraremos pasajes como este «Yo y el Padre somos uno» (Juan 10:30). Jesús vino a darnos a conocer a un Dios, que es también Padre amoroso y compasivo.

200162019-001El apóstol San Pablo sabía en quién había creído (2 Timoteo 1:12), no tenía duda al respecto. El había llegado a conocer a su Señor no porque alguien se lo hubiera dicho, ni había llegado a este conocimiento por razonamiento. El conocía a Dios como resultado de una experiencia de e primera mano de un encuentro con su Señor, hoy también eso es posible.
Toda la Escritura nos ayuda a conocer a Dios y aunque Dios no esta restringido a hacerse conocer mediante la Biblia este es uno de sus medios escogidos para comunicarse con nosotros.

La Biblia es el mensaje y la voluntad de Dios para nosotros; porque «los santos hombres de Dios hablaron inspirados por el Espíritu Santo» (2 Pedro1:21). Cuando leas la Biblia permite que Dios hable a tu corazón, hazlo con oración y reflexión y Él te revelara su presencia.

Porque el conocimiento es también comunión y no te sentirás sola estarás con Dios, con el Hijo y con el Espíritu Santo, con la iglesia y con otros solitarios que dejaron de estar solos al conocerle, entonces comprenderás a Dios como un ser personal y comunitario, que quiere estar en koinonía (comunión) con sus hijos y darles vida eterna.

San Agustín, padre de la iglesia dijo: «Oh Dios, tú nos creaste para ti y nosotros no estaremos satisfechos hasta que nuestras almas descansen en ti».
Que la lectura de este escrito te conduzca a un mejor conocimiento de Dios- porque ese conocimiento es vida eterna.

Reflexiones:
¿Estoy realmente interesada en conocer a Dios?
¿Que tiempo de mi vida aparto diariamente para leer sobre la vida de Jesús y para la oración?
Ahora es el tiempo de conocer a Dios recuerda que es un asunto de vida o muerte.