«SI YO HUBIERA HECHO…»: ¿ANALIZANDO LOS «DEBERÍAS» O ¿CÓMO LIBERARSE DEL SENTIMIENTO DE CULPA?

Por María Isabel Gómez Hernández
Licenciada en Psicología

En el análisis que cada día «deberíamos» hacer sobre nuestra vida, nuestras acciones, nuestras emociones, nuestro comportamiento, nuestras experiencias seguramente nos encontraremos con miles de reproches: «Si yo hubiera hecho esto», «Debería hacer».

stk91920corCada día formamos nuestro sentimiento de culpa por no haber hecho todo lo que teníamos previsto hacer, o por todo aquello que hemos hecho y nos avergüenza sólo con su recuerdo.

Si lamentamos nuestras acciones, ¿tratamos de aprender de ellas o simplemente sufrimos por el pasado y seguimos pasivamente atados a modelos de conducta que sabemos son inadecuados?
Nos sentimos culpables cuando:

  • Vemos nuestra inutilidad al contemplar algo que hemos hecho o hemos dejado de hacer.
  • Nos resulta penoso recordar nuestra conducta.
  • Nos ponemos a la defensiva cuando alguien menciona la conducta en cuestión.

El sentimiento de culpa nos vuelve pasivos, impotentes, paraliza. Sufrir es la más fácil de las actividades humanas, ser feliz es la más difícil. La felicidad requiere no que no cometamos errores, sino que nos emancipemos de la culpa.

En un diccionario de terminología psicológica encontramos la explicación de sentido de culpa como «comprensión de que se ha violado los principios éticos, morales o religiosos, unido a un sentimiento de arrepentimiento, porque debido a eso, ha disminuido la valía personal». Explicado en otras palabras:

a) Yo he hecho algo mal y soy responsable por ello.
b) No soy buena persona, soy un pecador, una persona sin valor, y mezquina por hacer esto mal.

Y aquí está la importancia de este tema, la esencia doble del sentimiento de pecado, de culpabilidad: no simplemente el hecho de que un individuo ha cometido un error, falta o equivocación, sino la creencia o presunción de que una persona cuando hace algo mal, no es buena, es inútil y sin ningún valor.

El psicoterapeuta Albert Ellis en su libro «Razón o Emoción», presenta todo un capítulo dedicado al pecado y al sentimiento de culpabilidad. El dice que el concepto de pecado es la causa directa e indirecta de prácticamente todas las perturbaciones mentales. Continúa diciendo que «cuanto más pecadora o culpable se siente una persona, menos posibilidades tendrá de ser feliz, saludable, e incluso observadora de la ley».

stk72806corIndependientemente de tu creencia, y de la aceptación de unas normas o leyes morales enviadas por Dios, la mayoría de los psicólogos evolutivos hablan de la educación moral o de la formación de unas leyes morales que todo niño va adoptando a su propia manera de ser en su proceso socializador.

Vamos a analizar algunos pasos para la formación del sentimiento de culpabilidad siguiendo las pautas de Ellis:

Cometemos un pecado, un delito, interiorizamos la siguiente frase «está mal que haga esto, soy un pecador». De aquí surge:

1. Un sentimiento profundo de desprecio personal.
2. Obsesionarnos con la idea de volverlo a ejecutar.

La autora norteamericana E. White en su libro «Mente, Carácter y Personalidad» nos dice: «Las penas, las ansiedades, el descontento, el remordimiento, los sentimientos de culpabilidad y desconfianza menoscaban las fuerzas y llevan al decaimiento». Esta autoconmiseración, el sentirse culpable, y despreciable puede ser causa de una depresión.

El individuo culpabilizado tiende a centrarse constantemente en sus delitos y pecados pasados más que en una conducta constructiva presente y futura. Es muy difícil que una persona se pueda concentrar lo suficiente en mejorar sus actos morales si está centrada en culparse de forma obsesiva por sus delitos pasados o presentes. La persona con tendencia a culparse no es capaz de pensar de forma clara sobre algo que le permite un cambio constructivo de sí mismo.

El concepto de pecado es la causa directa o indirecta de prácticamente todas las perturbaciones mentales. Podríamos conseguir una sólida salud mental si pudiéramos sentir el perdón por nuestros pecados, y sentir el mismo gozo que Dios por el pecador que se arrepiente.

El sentimiento de pecado, de culpabilidad, puede llegar a hacernos creer que somos inútiles y sin ningún valor. ¿Por qué no perdonarnos ya que estamos teniendo el perdón de Dios?

Join the discussion 8 Comentarios

  • luna dice:

    Me identifico con el texto, y lloro al leerlo, son muchos mis pecados, dos en especial, que ensombrecen mis dias, necesito un ambiente extraordinario para volver a estudiar como antes para concentrarme. me siento paralizada. voy a tratar de sentir el gozo del perdon por uno de esos dos pecados

  • luna dice:

    Me identifico con el texto, y lloro al leerlo, son muchos mis pecados, dos en especial, que ensombrecen mis dias, necesito un ambiente extraordinario para volver a estudiar como antes para concentrarme. me siento paralizada. voy a tratar de sentir el gozo del perdon por uno de esos dos pecados

  • luna dice:

    Me identifico con el texto, y lloro al leerlo, son muchos mis pecados, dos en especial, que ensombrecen mis dias, necesito un ambiente extraordinario para volver a estudiar como antes para concentrarme. me siento paralizada. tengo miedo de todo.
    pero hay uno en especial del que no puedo buscar perdón mientras lo siga cometiendo. y es que me hes muy dificil no hacerlo yo no quiero hacerlo, pero soy muy dòcil y manipulable para realizarlo.Es algo malo para Dios, pero para el mundo es casi normal, lo peor para mi es que siento que por ese pecado se obstaculizara el perdon de los otros y me estoy hundiendo. ¿COMO NO SENTIRME CULPABLE POR ELLO?

  • luna dice:

    Me identifico con el texto, y lloro al leerlo, son muchos mis pecados, dos en especial, que ensombrecen mis dias, necesito un ambiente extraordinario para volver a estudiar como antes para concentrarme. me siento paralizada. tengo miedo de todo.
    pero hay uno en especial del que no puedo buscar perdón mientras lo siga cometiendo. y es que me hes muy dificil no hacerlo yo no quiero hacerlo, pero soy muy dòcil y manipulable para realizarlo.Es algo malo para Dios, pero para el mundo es casi normal, lo peor para mi es que siento que por ese pecado se obstaculizara el perdon de los otros y me estoy hundiendo. ¿COMO NO SENTIRME CULPABLE POR ELLO?

  • Ana Claribel Garcia dice:

    M identifico mucho con la publicacioion me gustaria orara por mi vida espiritual y me escribiera

  • Ana Claribel Garcia dice:

    M identifico mucho con la publicacioion me gustaria orara por mi vida espiritual y me escribiera

  • Ana Claribel Garcia dice:

    Fue d mucha ayuda el comentario me gustaria orara por mi vida espiritual y me escriba

  • Ana Claribel Garcia dice:

    Fue d mucha ayuda el comentario me gustaria orara por mi vida espiritual y me escriba

Leave a Reply