Por Gloria Ramírez
Licenciada en Teología

fondos-escritorio-angeles-estatua-pAl hablar de los ángeles, no pedemos evitar que recordemos ocasiones en nuestra vida que hemos sentido algo especial, tal vez una ayuda en un momento difícil, una sensación de compañía en momentos de soledad o tal vez un instinto a hacer algo o seguir determinada dirección cuando recordamos esos momentos especiales nos preguntamos, quién sino un ángel para hacernos vivir esa experiencia.

Por eso me gustaría comentarles brevemente ¿Quiénes son los ángeles? ¿Qué podemos saber acerca de ellos? Porque podemos asegurar, que así como Dios es real, también lo son los ángeles . Dios es el creador y sustentador de todo el universo y creo a los ángeles como sus ministros.

La Palabra de Dios nos da la respuesta de quienes son los ángeles. La encontramos en (Hebreos 1:14) “Los ángeles son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación” esta cita nos señala claramente que los ángeles son siervos de Dios y amigos de los seres humanos.
El vocablo ángel en ambos testamentos de la Biblia proviene de raíces hebreas y griegas que tienen el significado de “mensajero” los ángeles son mensajeros de Dios que están a su servicio y una de las actividades más gozosas para los ángeles es colaborar a favor de la salvación de la humanidad. “Hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente” (Lucas 15:10).

Observemos a continuación algunos de los pocos datos que la Palabra de Dios aporta en cuanto a los ángeles.
En el primer libro de la Biblia, Génesis, capítulo 28 se narra un sueño maravilloso que tuvo Jacob, el que más tarde sería el padre de la nación Hebrea. El vio una escalera que unía el cielo con la tierra, y a los ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Un símbolo elocuente de la obra encomendada a los ángeles de poner en contacto a los seres humanos con Dios.

El profeta Daniel vio en visión a una incontable huestes de ángeles que sirven a Dios, “Millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él” Dan 7:10. Es interesante notar que este mismo profeta pudo experimentar personalmente el cuidado de los ángeles, cuando su vida fue salvada en el foso de los leones, Daniel hizo saber al rey: Mi Dios envió a su ángel, el cual cerró la boca de los leones” (Dan 6:22)

Cuando el profeta Zacarías no entendió bien la visión que había tenido; un ángel se acerco a él para hacerla comprender: «Me dijo el ángel que hablaba conmigo: Yo te enseñare lo que son éstos» (Zac 1:9).

Los judíos como conocedores de las Escrituras tenían su propia angiología, si consideramos algunas de sus ideas básicas podemos señalar, que ellos afirmaban que Dios vivía rodeado de sus huestes celestiales. Algunas veces tomaban los ángeles como el ejercito de Dios. Se creía que los ángeles eran realmente los instrumentos que Dios usaba para enviar Su Palabra y hacer su voluntad en el mundo de los seres humanos. Se decía que estaban hechos de una sustancia etérea semejante al fuego como la luz. Se creía que tenían conocimiento de los hombres, especialmente acerca del futuro; pero no por sí mismos, sino porque oían cosas “detrás del velo” Se le consideraba como una especie de séquito, o como la familia de Dios. (W. Barclay V 13 pág 26)

En los tiempos del Nuevo Testamento los ángeles participaron en la difusión de las buenas nuevas de salvación para todo el mundo.
Un ángel de Dios habló a Cornelio oficial romano para que se pusiera en contacto, con el apóstol Pedro. (Hechos 10)

En otra ocasión”Un ángel habló a Felipe, diciendo Levántate y ve a Gaza …y encontró un etiope, funcionario de Candace reina de los etíopes. Y gracias a la intervención divina, el etíope aceptó a Jesús como Hijo de Dios fue bautizado y llevó el evangelio a su país.

Los dirigentes judíos encarcelaron a los apóstoles . “Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándoles, dijo: Id y puestos de pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida”. (Hechos 5:19,20)

“Hoy en día, tan ciertamente como en el tiempo de los apóstoles, los mensajeros celestiales recorren la tierra a todo lo ancho y largo de ella, para tratar de consolar a los tristes, proteger a los pecadores y ganar los corazones de los hombres a Cristo. No podemos verlo personalmente; no obstante, están constantemente junto a nosotros para dirigirnos, guiarnos y protegernos”. (Los Hechos de los Apóstoles, pág 126)

En la mañana de la resurrección de Cristo “un ángel del Señor, descendiendo del cielo, dijo a las mujeres recién llegadas a la tumba el mensaje más glorioso “ No esta aquí pues ha resucitado de los muertos” Id pronto y decirles a todos que Cristo vive y vivirá”. (Mateo 28:2-7)
Que privilegio y emoción los de aquellas mujeres junto al sepulcro, ellas estaban tan tristes y sus ojos estaban tan empañados por las lágrimas que no reconocieron al ángel, pero El estaba ahí a su lado dándole las buenas nuevas, en momentos de tristeza y dolor Dios mandará a su ángel para consolarnos y atendernos y aunque no lo veamos, estará a nuestro lado, confiemos en la promesa del (Salmo 34:7) “El ángel del Eterno acampa alrededor de los que le veneran y los defiende”.

Todo hijo/a de Dios, aún en los tiernos niños, tiene asignado un ángel guardián a través de su vida. Cada persona inicia su existencia con el ángel asignado para proveerle los cuidados del cielo.(Mi Dios sin igual pág111) Cristo dijo: “Mirad no despreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”.(Mateo 18:10)

Todas las madres agradecemos a Dios por ese cuidado especial que hemos visto en nuestros hijos desde pequeños, quien sino un ángel para cuidarlos de tantos peligros.

En nuestros días de creciente destrucción por las catástrofes naturales tan frecuentes, cuando nos parece imposible evitar que el mundo explote y se rompa en pedazos; Dios tiene “ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra” impidiendo el soplo destructor de los cuatro vientos que señala Apocalipsis 7:1. Sus ángeles vigilan cada crisis que vive el mundo. Sin ellos todo sería peor.

¿Son reales los ángeles? Son tan reales hoy como en todas las demás épocas de la historia. Dios todavía ama, sustenta y reina. Constantemente emplea ángeles que lleven a cabo su voluntad.

¿Podríamos sentir la presencia del cielo de modo más cercano? Seamos, más conscientes de la proximidad de nuestros ángeles guardianes, a quien Dios nos envía para animar, orientar y advertir.